Búsqueda de eficiencia y rentabilidad en el sistema de propiedad intelectual

Poner a disposición mecanismos internacionales efectivos y cuyo costo beneficio sea adecuado, es estratégico en el mandato de la OMPI. Es indispensable continuar mejorando esos sistemas con el fin de continuar ofreciendo ventajas significativas para los usuarios.

La OMPI tiene que invertir en infraestructuras y tecnologías para mantener el alto estándar de calidad de los sistemas de registro internacional que esperan los usuarios. Teniendo en cuento los incrementos en las solicitudes internacionales, la OMPI tiene que continuar desarrollando herramientas que permitan manejar esos aumentos sin que la seguridad de los datos, la calidad de los procesos y de las decisiones, y los tiempos de procesamiento se vean afectados. Podemos usar nuestro tamaño y experiencia para racionalizar no solamente las operaciones nuestras, sino también para apoyar a los países miembros. La OMPI debería llevar la carga de la integración de las tecnologías basadas sobre la inteligencia artificial en áreas como las clasificaciones automatizadas, servicios de asistencia e información, traducciones realizadas por máquinas y el análisis de datos. Con una guía de ruta y las inversiones en ensayos, llevados a cabo por la participación decidida de la OMPI, podemos reducir costos y tiempo de adaptación a esos cambios.

Con el fin de maximizar las ventajas, es necesario agrandar nuestros acuerdos de colaboración. Tenemos que alinear nuestro sistema de registro y servicios, con sus necesidades presentes y futuras de los usuarios. Eso requiere del desarrollo de herramientas que consideren une gran variedad de intereses, desde los artistas individuales o inventores, hasta instituciones públicas o desde pequeños negocios, hasta grandes empresas. Nuestras herramientas y servicios deberían apoyar oficinas de todo tamaño, desde las de talla más pequeñas, hasta las más grandes.

Impartiré un liderazgo diligente para reforzar la posición de la OMPI dentro de la comunidad relacionada con la Propiedad Intelectual (PI), aumentando la cooperación efectiva entre los Estados Miembros, reforzando la interacción con las OIG y las ONG y mejorando los servicios, con el fin de aportar mayor valor a nuestros usuarios.
Marco M. Alemán

ES
EN ES